Ayudándote a entender el dolor discogénico

 en Espalda, Hernia de disco

El dolor discogénico, es una de las patologías con mayor incidencia entre la población actual, y muchas personas padecen dolor lumbar crónico a lo largo de su vida. Además del daño físico, también provoca una disminución significativa de la calidad de vida, llegando a producir trastornos como la ansiedad e incluso la depresión. Sin embargo, esta habitualidad, no se traduce en gravedad ya que estamos ante un tipo de dolor que depende de diferentes factores.

Vamos a explicarte paso a paso qué es el dolor discogénico, porqué se produce, su sintomatología y características que lo acompañan, así como factores relevantes y recomendaciones a la hora de mejorar y tolerar tanto la patología como a convivir con esta dolencia.

¿Qué es el dolor discogénico?

El dolor discogénico es un dolor global en forma de barra que, habitualmente, afecta a la zona lumbar inferior y es característico por ser un tipo de dolor de intensidad variable pero repetida en el tiempo; surge como consecuencia de la disrupción discal interna, es decir, de la fisuración del disco como cambio fisiológico adaptativo. Puede ser un desencadenante del mismo la degeneración discal, es decir, el deterioro de los discos ubicados entre las vértebras, llamados discos intervertebrales, cuya función es separar unas vértebras de otras para amortiguar y repartir los pesos soportados por la columna vertebral.

dolor-discogenico-ejercicios-osasun-sport-clinic-sergio-sukunza

Debemos saber que absolutamente todas las personas tienen estos cambios en los discos intervertebrales, cuya función es la de dar flexibilidad a la columna y repartir las cargas recibidas, y que esto no significa obligatoriamente que sean dolorosas. La degeneración discal relacionada con la edad NO se correlaciona con el dolor discogénico.

¿Por qué se produce?

Cuando existe una alteración o desgaste en la estructura fisiológica, el dolor emerge porque los nervios del disco transmiten una señal de estímulo nerviosos, que son los responsables de enviar la información al cerebro;  una vez el sistema nervioso central ha recibido estas señales, pueden llegar a manifestarse los síntomas en la zona, lo que incapacita que ejerza su función con normalidad.

¿Cuál es su sintomatología?

Aparte de la sintomatología antes mencionada, en ocasiones el dolor discogénico se presenta también como un dolor que circula o irradia a través de la pierna y el glúteo, llamado dolor radicular, afectando y provocando daño al nervio ciático.

Podemos localizarlo como consecuencia de lesiones que afecten de una manera directa o indirecta a los discos, como por ejemplo las hernias de disco, la estenosis y la artrosis, todas ellas patologías de la columna y discopatías del mismo.

¿Qué características son comunes en este tipo de dolor?

Para las personas con dolor discogénico, los gestos más sencillos pueden traducirse en dolor. Se caracteriza por estos 5 rasgos:

  • Las personas que lo padecen tienen sensación de rigidez por las mañanas en la parte baja de la espalda, sobre todo recién levantadas.
  • Las posiciones estáticas no favorecen este tipo de dolor.
  • Tanto la flexión como la extensión del tronco, agudizan el dolor y las molestias.
  • Es habitual el miedo a agacharse, ya que no se dispone de una buena activación ni soporte muscular para soportar cargas.
  • Para las personas que sufren este dolor, el movimiento es un buen aliado ya que se va atenuando a medida que el cuerpo se agiliza.

dolor-discogenico-ejercicios-osasun-sergio-sukunza-sport-clinic

¿Qué factores pueden agravarlo?

  • Combinar una vida sedentaria con esfuerzos físicos intermitentes e intensos.
  • Tener una postura estática mantenida en el tiempo. Cuanto mayor sea el tiempo de exposición a la postura estática más riesgo habrá de sufrir mayor carga compresiva en la columna.
  • La ejecución de trabajos físicos exigentes o que requieran el movimiento de objetos pesados sin las medidas necesarias.
  • Hacer poco ejercicio o no caminar.

Recomendaciones y ejercicios

Para tratar el dolor discogénico, se debe realizar un planteamiento progresivo. Se comienza un tratamiento moderado, donde prevalece la mejora en los hábitos de vida como punto de partida. Te presentamos a continuación una serie de recomendaciones a seguir para el tratamiento de este dolor y un vídeo con ejercicios específicos que te pueden ayudar:

  • Si el dolor te impide moverte, toma algún tipo de medicación para mitigar el dolor y así esta relajación te permita hacerlo.
  • Caminar 1 ó 2 veces al día entre 20 y 30 minutos.
  • Realizar la rutina de ejercicios que os mostramos en el video al comienzo del post, podéis realizarlos a diario.

Comenzar un tratamiento

Desde Osasun Sport Clinic, recomendamos concertar una cita de evaluación para realizar, mediante un primer encuentro entre el paciente y nuestros profesionales, un diagnóstico riguroso para concretar el origen del dolor y elaborar así un plan de recuperación personalizado.

 

Sergio Sukunza
Colegiado 57361

Noticias recientes

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar